3.9.1-7: La Recaudación de la Renta Económica de la Tierra como herramienta de la planificación

Módulo 3, Sección 9.1-7

La recaudación de la renta económica de la Tierra como herramienta de la planificación

9.1 Los impuestos pueden estimular la creación y una distribución justa de la riqueza, así como dirigir la ubicación de la creación de riqueza. Por ejemplo, a las ventanas en Gran Bretaña se les puso un impuesto desde 1696 hasta 1851. Como resultado, la gente más pobre en ladrilló o entablaron sus ventanas mientras las mansiones más ricas fueron construidos con un número excesivo de ventanas para mostrar ostentosamente su riqueza. Un impuesto muy impopular en Egipcio a los árboles de dáteles motivó a los fellahs a cortar sus árboles.

9.2 La recaudación de la renta económica de la tierra da incentivos económicos de manera que facilita los objetivos de la planificación urbana. Motiva primero el desarrollo de la tierra de más alto valor que se encuentra cerca de los centros de población. Con la recaudación de la renta económica de la tierra un desarrollador o inversionista que desee estos sitios no será penalizadas con un aumento de impuestos como resultado de cada mejora realizada. Pero hacer poco o nada en un sitio de alto valor no sería recomendable. Así, capturando el valor del suelo en los centro comerciales motivaría su mejor uso.

9.3 El crecimiento entonces irradiara suavemente de un uso más intensivo en los centros urbanos a las zonas rurales sin tierras ociosas o mal utilizadas por medio. La expansión urbana se reduce y el espacio rural se mantien más fácilmente en su estado natural, disponible para los parques y reservas naturales. También habría menos presión para construir en tierras agrícolas cerca de las zonas urbanas. Procedería un desarrollo racional y equilibrado, logrando un mejor uso de las infraestructuras existentes de transporte, servicios públicos, protección contra incendios y la policía y otros servicios públicos. Todos estos factores incrementan la cohesión social y establecen la base para una ciudad interesante, seguro, y amigable para peatones.

9.4 La recaudación de la renta económica de la tierra facilita en tres formas la formación de parques seguros y espacios verdes en las áreas del centro: (1) Se reduce de una manera marcada el acaparamiento, la infrautilización, y la especulación, reduciendo los precios de la tierra para que sea más asequible para su compra pública para espacios públicos (2) es deseable vivir cerca de parques y espacios verdes resultando en un aumento en los valores territoriales en sus alrededores, por lo tanto se puede cobrar una taza más elevada aumentando los ingresos tributarios, y (3) la recaudación de la renta económica de la tierra resulta en un fuerte base de ingresos públicos para financiar el mantenimiento y los servicios de protección para los parques y espacios verdes.

Evitar la expansión urbana también reduce los gastos públicos y reduce la necesidad de una base imponible. La única manera que una ciudad puede tener una base imponible es el de generar un excedente imponible. La única manera que puede generar un excedente es de ser eficiente. La manera de hacerlo más eficiente es desarrollar la tierra madura, rentable, y céntrica, estas son las tierras generadores de excedentes, y evitar el alto costo de ampliación de la infraestructura en las afueras. – Mason Gaffney, Adecuación de Tierras como una base imponible (Adequacy of Land as a Tax Base)

 

9.5 walkable street in Madison WI Madison, Wisconsin, fue nombrada la ciudad más amigable a peatones en los EE.UU. en una lista reciente de la amigabilidad peatonal de las 100 principales ciudades de EE.UU.

A menudo la planificación urbana se basa en la regulación y los proyectos financiados con donaciones que no son muy rentables y, a menudo más complicado de lo necesario. Los impuestos a la propiedad que tazan los edificios más que la tierra, los impuestos a los salarios y los impuestos sobre al trabajo y especialmente los impuestos sobre las ventas, todos desincentivan el mejor uso de la tierra en las zonas urbanas. Si queremos incentivar a que las ciudades sean “verdes” con negocios e impresas vigorosos, edificios de apartamentos bien cuidados y unidades de vivienda asequible es importante entender cómo la planificación y la economía de la tierra pueden complementarse. La recaudación de la renta económica de la tierra es, pues, un componente esencial de la buena planificación urbana.

9.6 Otras variaciones significativas detectadas en estudios de la reforma fiscal a través de la recaudación de la renta económica de la tierra:

  • Se reducen los impuestos sobre la mayoría de las viviendas ocupadas por sus propietarios y las casas de alquiler.
  • Se estimula la construcción y rehabilitación de edificios residenciales.
  • La grave escalada de precios de la vivienda y el alquiler experimentado por la mayoría de ciudades de Estados Unidos se evitó en estas ciudades de Pensilvania, porque la oferta de viviendas fue ampliado.
  • Los centros comerciales fueron revitalizados porque atraen más inversión privada.

 

9.7 Un uso más eficiente resultó cuando los lotes ociosos y los edificios subutilizados de la ciudad se pusieron en uso productivo, lo que a su vez reduce la presión por la expansión urbana costosa y perjudicial para el medio ambiente.

 

Un registro de los cambios del valor del suelo con el tiempo sería también un útil instrumento de planificación. Cuando un nuevo transporte público se está planeando sería posible utilizar el registro existente de los cambios de valor del suelo para establecer cuales rutas proporcionarían un mayor aumento de valores a la tierra. Puede haber razones válidas para elegir una ruta alterna, pero al menos esta decisión se tomaría a la luz de una clara indicación del valor total que la comunidad pone en cada ruta. - Dave Wetzel, vicepresidente de Transport for London

 

woman pushing baby stroller